domingo, 20 de julio de 2008

EN LA SOLEDAD DE LA NOCHE

No puedo dormir. Hoy ha sido un mal día. Hacía mucho tiempo que no estaba tan enfadada. Pero no quiero ni acordarme del tema, ya me desahogué con Celia, asín que… a otra cosa, mariposa.

Quiero pedir perdón a mis niños… hoy me he portado muy mal con ellos. He descargado toda mi ira gritándoles por todo, y no lo merecen. He sido realmente mala. Soy una cobarde que no consigo expresar lo que pienso y lo que siento, y las cosas se me van haciendo más y más pesadas cada día hasta que reviento, con las personas equivocadas. De ser dañinamente sincera he pasado a callar, y sigo sin poder hablar de mi opinión, de cómo veo las cosas realmente, sin disfrazarlas ni suavizarlas. Por más horas de terapia, sigo sin poder expresar mis necesidades. Tengo miedo al no, a la contraria, a que me desmonten los argumentos… a seguir teniendo a alguien por encima que “sabe más”, y que lleva “toda la razón porque sí”. Estoy agotada de estar bien, de estar calmada, de cumplir con mis obligaciones obligatorias y con mis obligaciones adquiridas, de estar ahí. Yo también NECESITO. Necesito de vosotros, necesito que me ayuden, que me den cariño, que me llamen, que estén pendientes de mí, que me sorprendan, que me mimen. Dar es bonito, pero yo también necesito que me den algo a mí. Hoy, sí he echado de menos muchas cosas. Pero he sido yo misma la que ha elegido vivir así, no puedo reclamar nada. Y si pudiera, pues tampoco lo haría. Me pueden los miedos.

2 comentarios:

Skorpiona dijo...

Me identifico muchísimo con tu posteo, sobre todo con la parte del temor a que el otro "sepa más" y "tenga la razón por que sí".

Ánimo.

ana dijo...

o eso creen. se imponen por ser mayores, o porque te dieron la vida. eso no tiene base ninguna.