jueves, 19 de junio de 2008

SI LLEGO TARDE A CASA

El bochorno de la tarde se ha ido y ha dejado olor a tierra mojada. El asfalto brilla por el agua y las farolas se reflejan difuminadas en él. Abro despacio la puerta y entro de apuntillas. Dejo los zapatos al lado de la puerta. El silencio es cortado por las sombras cuando me muevo. Enciendo la luz de la cocina y compruebo que todo está en orden. El reloj marca más de las doce. Lleno una botella de agua y la llevo a la nevera: siempre tiene que haber agua fría, muy, muy fría. Dejo el bolso en la encimera, apago la luz y salgo. Se escuchan mis vaqueros arrastrando por el suelo. En la habitación, los oigo ronquinear. Me agacho sobre la cama y a tientas, compruebo que están arropados. Me voy desnudando y dejo la ropa tirada en el suelo, (¡qué más da que se arrugue!). Ahora lo único que me importa, es entrar en la cama, calentita y que dormidos me abracen. Tengo tanta prisa que me pongo el camisón a al vez que me arropo. Teeeeeeeeeeta… y la saco, me acomodo, cierro los ojos y tarareo… “si tú no bailas conmigo, prefiero no bailar…”

Si tú no bailas. La llave de mi corazón. Juan Luis Guerra.

5 comentarios:

jordicine dijo...

EL SEXTO CAPÍTULO DE 'EL ESPIRAL' YA ES UNA REALIDAD. UN ABRAZO.

Masakoy dijo...

Mira que que buena madre que eres.

Besos, cielo encielado.

ana dijo...

jordicine: vale, lo leo en cuanto tenga un hueco.
edu,gracias, lo intento cada día.

Anónimo dijo...

Ana te quiero muuuuuuuuuuuucho sabes qme tienes ara lo q te haga falta cariño.
he empezado a leer las cosas q tienes escritas en tu blog, la verdad tengo q darte la enhorabuena por esa forma de escribir tan linda, dulce, clara, expresiva,en fin me has vuelto asorprender una vez mas
Cada dia q pasa me siento mas orgullosa de q sea s mi sobrina, mi unica sobrinatan guapa,tan linda con esa personalidad tan bonica(no te digo na de tu genio porq es de familia)pero si Q CADA DIA ESTOY MAS FELIZ DE TENERTE.Cuenta conmigo para lo q quieras corazon.Recibe un abrazo de oso bsscariño

ana dijo...

gracias, tita!